jueves, 6 de noviembre de 2014

Naruto, llega el día de la despedida


Hoy termina el manga de Naruto en Japón, conocida por todos y seguida por muchos, con una recopilación de 700 capítulos. Naruto ha significado mucho para mí, sobre todo porque fue el comienzo de este mundillo para mí y todavía me cuesta creer que se haya terminado. 
Yo de pequeñita veía Naruto cuando lo echaban en la tele pero hace ya 3 años más o menos mi hermano volvió a empezar a verlo porque según él "habían pasado mogollón de locuras desde que lo veíamos" así que yo vi un capítulo con él. Después de verlo me quedé enganchadísima hasta que al final me vi todos los capítulos que habían sacado en el momento. A raíz de esto empecé a mirar otros animes del estilo como Fairy Tail o One Piece y después de estos empecé a ver todo tipos de anime.

Naruto es una serie esplendida, y aún por su gran duración creo que todo el mundo debería verla. Tiene sus momentos graciosos, tremendamente triste cuando tiene que serlo y te hace estar pegado a tu silla cuando hay alguna batalla pero lo mejor de esta serie indudablemente es su protagonista. El desarrollo de Naruto durante la serie es increíble, Masashi Kishimoto te hace sentir en todo momento lo mismo que él, algo que no todo el mundo puede hacer.
Tampoco es fácil enlazar la historia como ha hecho él haciendo que cosas del principio vayan encajando según pasa la obra. 

Respecto al final, creo que podría haber sido bastante mejor pero también estoy contenta de que Masashi Kishimoto no la haya cagado inventándose un final super estrafalario sacado de la manga, lo que en gran parte habría arruinado la obra. El final es bastante cerrado pero creo que si el autor quisiera podrían sacar una segunda parte.




No hay comentarios:

Publicar un comentario